Hades y los mitos que vivimos

Zagreo, Hijo de Hades, dios del inframundo, comienza su heroica aventura de escapar de los dominios paternales luchando a través de los horrores del abismo, esta es la premisa del juego, su mito, su odisea, y quien juega lo acompañara a golpear las puertas del Olimpo alcanzando la gloria. 

Hermosa novedad es el videojuego Hades, desarrollado por Supergiant Games que nos habla de una historia no tan novedosa, ¿Qué no conocemos ya sobre los mitos griegos? ¿Acaso es posible que falten epopeyas por narrar? Estos mitos fueron contados desde que el mundo es mundo, con mayor o menor detalle, al fin y al cabo, ya son historias conocidas, entonces, ¿Podemos aprender algo nuevo de historias que ya fueron contadas durante miles de años? Si es posible, ¿Qué nos queda por aprender? 

Para poder responder estas preguntas primero debemos entender que son estas historias, sus orígenes y sus funciones. Empecemos llamando las cosas por su nombre, estas no son historias sin más, son mitos. Según Mircea Eliade en su obra Los Mitos del mundo contemporáneo, se caracteriza el mito como expresión de la verdad absoluta. Es una historia sagrada que transcurre en un tiempo sagrado. Lo que nos interesa de esta cuestión es que al ser real y sagrado el mito se vuelve ejemplar y repetible. Sirve de modelo y justificación de actos humanos, nos da un modelo a seguir. El mito en su esencia es un origen, una enseñanza, un modelo y como tal es recitado a lo largo del tiempo educando a quien escucha y el que lo relata lo vive, es inherente a su función, uno vive el mito al relatarlo. 

Una característica del mito es contar una historia de otro tiempo, no por eso significa que no tengamos mitos modernos, todo lo contrario, vivimos mitos en el dia a dia, es literalmente nuestro escape de la realidad de este tiempo profano que nos atraviesa, cuando vamos al cine, leemos un libro, etc; uno al ver Batman, por ejemplo, ya sea en una película o un cómic, vive su origen, sus aventuras, conoce sus defectos y virtudes, aprende de sus errores y de sus hazañas, “¿Por qué caemos? Para aprender a levantarnos” le enseña Alfred a Bruce…y a nosotros, quienes estamos viendo esa historia, la vivimos, la aprendemos, nos queda, luego se la contamos a alguien más, la revivimos y ese alguien la conoce, esa es la principal función del mito. 

En Hades interpretamos a Zagreo, quien luego de enterarse crueldades de su padre hacia su madre, decide escapar del inframundo e ir al Olimpo donde el resto del panteón de dioses, su familia, lo espera. Nos abrimos paso a través de hordas de demonios para escapar, luchamos hasta el cansancio para derrotar hasta el último enemigo, para que, en el final, el último obstáculo de esta epopeya sea una lucha a muerte con el rey del inframundo, nuestro padre Hades. Lo verdaderamente revelador de este juego es su relación con la idea del mito y la implicancia en función de los mitos modernos que a menos de ser tremendamente versado en jugabilidad y destrezas como para ganarle a todos los demonios y finalmente a Hades, uno si muere en la lucha, pierde definitivamente. No solo pierde, tiene que volver a empezar desde el inicio, se pierde casi todo el progreso. Son cuatro niveles de entre cinco y seis habitaciones pobladas de enemigos, que ascienden en dificultad a medida que avanzamos, siendo Hades el pináculo de esta odisea, si morimos en cualquier punto de este recorrido tenemos que comenzar en el inicio y volver a luchar contra todo lo que ya habíamos logrado una victoria. Esta es la principal mecánica del juego, perder y volver a empezar, ¿Qué podemos decir acerca de esto? ¿Es un desperdicio luchar contra hordas incansables de bestias para luego tener que repetirlo por un error que nos lleve a la muerte? Todo lo contrario. 

La idea de mito que ya explicamos nos enseña que este cumple la función de instrucción, de enseñanza para la vida, vivimos el mito de alguien heroico y ejemplar para tomar algo de él que nos sirve a nosotros, que nos moldee y nos forme como personas. Zagreo muere y vuelve a empezar, en los diálogos del juego cuando retoma su camino al inicio por morir, se queja, se enoja, pero se carga de valor a sí mismo con la esperanza de que en este nuevo recorrido pueda lograr su objetivo. Esto es lo que nos quiere enseñar este juego, mejor dicho, este mito. Uno en el recorrido de su vida fallara mil veces en cada objetivo que se proponga, lloraremos, gritaremos y caeremos por los obstáculos que se nos presenten, pero nos levantaremos para poder lograrlo, tenemos mitos que nos inspiran, que nos enseñan y que nos marcan el camino, desde el inicio de los tiempos existen estos mitos para poder llevar a los hombres a los puertos deseados, y si llegamos hasta acá es porque alguien antes logró sus objetivos. 

Retomando lo que escribe Mircea Eliade en su obra Los mitos del mundo contemporáneo, “el hombre moderno sufre la influencia de toda una mitología difusa que le propone numerosos modelos para imitar de los héroes, imaginarios o no, juegan un papel importante en su formación”, después de todo existe una relación dialéctica entre la imagen que los hombres formamos de los dioses, y esta imagen de dioses que se usa para formar a los hombres ya que esta relación se construye así misma infinitamente, se creó a los dioses como imágenes que temer y que respetar, pero también para ser modelos a seguir, con actitudes benevolentes, heroicos, valientes, justos y sabios. Hoy en día tenemos un panorama más abierto en cuanto a mitos que vivir, en la Grecia antigua eran los dioses olímpicos, hoy en día todas las formas de historias en literatura, cine, cómics, etc, son los mitos contemporáneos que nos instruyen, nos forman y modelan. En este caso que tomamos para análisis del videojuego Hades tiene otra particularidad, es el único medio en el que tomamos partido activamente, quien está atravesando por los confines del inframundo es uno tomando el control de Zagreo, estás viviendo el mito codo a codo con el personaje de la acción, tus actos son tan heroicos como el del actor principal de la historia.  

“Soy gamer no porque no tenga vida, sino porque decidí tener muchas”. Esta frase hace unos años se popularizó en internet, sin entrar en detalle acerca de que está cargada de cierto estigma antisocial hacia los jugadores que es motivo para otro análisis, enfoquémonos por un momento en el sentido que tiene y su relación con vivir los mitos. Decide tener muchas vidas porque quien juega es capaz de revivir todos los mitos posibles de una manera activa, más que en cualquier otro medio, jugar tiene la ventaja de la interacción y sentir estas acciones por medio de mecánicas de juego específicas según qué aventura decida abordar. 

Los mitos son mundos enteros esperándote para que los revivas, enseñanzas para la vida al alcance de tu mano, llamados de aventuras esperando ser atendidos, ¿No vas a responder?   

Disclaimer: El autor de esta nota cuenta con el permiso expreso de las marcas y/o empresas que se nombran en el contenido del artículo en representación de PuntoGamer y pueden publicar las gacetillas de prensa en la exacta forma en que fueron proporcionadas por sus dueños.

Deja un comentario

Juego Relacionado
A %d blogueros les gusta esto: